ConsejosInfanciaTrucos

Tecnología en menores – Ventajas y recomendaciones

Acuden a nuestro Centro muchos padres y madres con esa pregunta: ¿a qué edad se recomienda permitir el acceso a móviles (y tecnología en general) a los hij@s?. Os traemos en esta publicación qué ventajas y sobre todo unas recomendaciones de la tecnología en menores.

No existe una respuestas universal. Se deberá tener en cuenta en contexto del menor. Pero sí que es fundamental destacar las ventajas, y sobre todo, las recomendaciones que habremos de tener en cuenta si optamos por permitirle su uso a edades tempranas (de 12 a 18 años).

[su_pullquote]Niño usando una tablet. Recomendaciones para el uso de tecnología en menores.
[/su_pullquote]

Ventajas

Como principal ventaja tenemos el acceso a gran cantidad de contenidos educativos adaptados. Aplicaciones para mejorar sus capacidades y habilidades o incrementar la creatividad. Existen multitud de aplicaciones para mejorar el cálculo, memoria, la atención etc.

De lo anterior destacamos la posibilidad, por parte de los padres y madres, de escoger qué contenido verán sus hijos e hijas. Esto no ocurre en otras formas de entretenimiento, como puede ser la televisión.

Además, puede ser una buena herramienta para aprender en familia, a través de juegos y aplicaciones que permitan una interacción entre varios miembros.

Por último, es una forma de comunicación en el caso dar independencia al menor a la hora de ir a ciertos sitios. El menor se sentirá más seguro yendo a comprar, a la academia, etc. Permitirá que, en caso de que ocurra algo, pueda estar comunicado con su familia.

Recomendaciones de uso de la tecnología en menores

No podemos afirmar que la tecnología es, per se, un elemento dañino para los menores ni su educación. Todo residen en el uso, y sobre todo, en los límites que como padres y madres se establezcan en su uso.

[su_pullquote align=”right”]Nuestro Servicio de Orientación Familiar trata temas relacionados con las nuevas tecnologías y su influencia en menores.[/su_pullquote]

El dar a un menor acceso a la tecnología (en especial, teléfono móvil), no debe suponer un acceso total a todas las funciones que este tenga. Como padres y madres, debemos prever qué funciones tiene. Cuáles debe usar el menor, y cuáles deben restringirse. Por ejemplo, es conveniente bloquear (a través de contraseña, ocultando aplicaciones) el acceso a tiendas de aplicaciones y el uso de la cámara.

Se puede hacer un acuerdo de buen uso del dispositivo entre padres e hijos. De esta forma el menor se debe comprometer a usarlo responsablemente. En concreto, deberá limitarse su uso, para evitar una dependencia.

Dejar un comentario