La Orientación Familiar está destinada a aquellos padres y madres que buscan asesoramiento profesional, con el objetivo de mejorar la dinámica familiar.

¿En qué casos está indicada la Orientación Familiar?

Nuestros educadores están capacitados para orientar e intervenir de forma personalizada en el entorno familiar. Los casos más comunes son la intervención socioeducativa ante problemas de conducta de los menores, aprendizaje de técnicas parentales, terapias de pareja y terapias familiares.

Cada familia es única, por tanto, nuestro servicio de terapia familiar se presta en función de las necesidades detectadas en cada caso, encontrando sesiones individuales, grupales, tanto en las instalaciones de Centro Hera en Murcia, como en el domicilio.

El servicio de Mediación Familiar aporta un espacio en el que los miembros de la familia en conflicto con el objetivo de abordar sus problemas de una forma pacífica y basada en el diálogo. El fin último de la Mediación Familiar es poder llegar a un acuerdo entre las partes que mejore la situación inestable.

La Mediación familiar se basa en cuatro principios clave: la voluntariedad, la confidencialidad, la neutralidad e imparcialidad del mediador y la igualdad en las partes. Para ello, el servicio es dirigido por uno o varios mediadores, profesionales con formación específica y registrados en el Registro Nacional de Mediadores, cuya función principal es la de facilitar la comunicación entre las partes implicadas en el conflicto creando las condiciones adecuadas como el clima de confianza y respeto.

¿En qué casos es recomendable la mediación familiar?

Cualquier caso es susceptible de ser mediado: conflictos entre padres e hijos, entre hermanos, herencias familiares. Su uso está altamente recomendado en procesos de separación, puesto que se ha demostrado que los acuerdos tomados por las parejas son altamente efectivos y duraderos en el tiempo, y redundan en un menor sufrimiento de los hijos.

¿Qué ventajas tiene la Mediación Familiar?

· Reduce la tensión emocional y el litigio en las relaciones familiares.
· Es voluntaria, las partes pueden retirarse en cualquier momento, pueden no llegar a un acuerdo si creen que los tribunales pueden resolverlo mejor, pueden omitir información…
· Favorece vínculos y el ejercicio de las responsabilidades entre progenitores y sus hijos en un clima de cooperación y respeto mutuo.
· Las decisiones son tomadas por las partes en conflicto y no por un tercero, lo que favorece un mayor nivel de cumplimiento de los compromisos acordados.
· Es más breve y más económica para las partes y al reducir la tensión de las rupturas, no se somatizan y la persona es protagonista de sus propios acuerdos.
· Facilita o restablece la comunicación entre las partes favoreciendo la toma de decisiones. Hablan y se escuchan el uno al otro, negociando en las reuniones cara a cara.
· Es flexible, ya que la mediación admite diversos grados de formalidad en función de la situación de las partes implicadas. Formal, por ejemplo, para favorecer disputas entre personas de negocios. Menos formal, como un método para discutir problemas conflictivos dentro de una organización. Asimismo, es un proceso informal, porque se puede utilizar como un medio cotidiano de afrontar los problemas de las personas.
· Atiende a las necesidades particulares de cada uno de los implicados, sin olvidar las de los menores a su cargo.
· Permite a los progenitores tomar decisiones realistas y adecuadas, por tanto, en beneficio de sus hijos y de su equilibrado desarrollo.
· Produce acuerdos creativos, se generan ideas innovadoras. Los mediados explican sus necesidades y firman sus acuerdos en un lenguaje cotidiano.
· Mira hacia el futuro y se centra en intereses mutuos y preocupaciones comunes.
·Las partes se sienten ganadoras, ya que colaboran hacia un beneficio para ambos participantes.

Voluntariedad

Confidencialidad

Imparcialidad

Infórmate sin compromiso

La primera visita es gratuita